Libros sobre libros

Para colaborar en los actos de celebración del Día del Libro, edición del curso académico 2010-2011, como miembro del equipo que administra la biblioteca de nuestro centro escolar me sentí un tanto comprometido en esas labores. Tras una cavilosa reflexión (¿qué puedo hacer?) opté por preparar una conferencia virtual que analiza, desde mi óptica subjetiva y por ende cuestionable, la pasión por los libros, la literatura, las bibliotecas y, en suma, todo aquello que bajo el término "bibliofilia" está relacionado con el universo de la lectura. La citada conferencia, que fue titulada Libros sobre libros. Un periplo a través de la lectura entre la bibliofilia y la bibliopatía, está alojada tanto en este blog como en el de la biblioteca de nuestro centro y su texto puede leerse a través del libro virtual que se inserta en la parte inferior de este artículo.

El listado de obras que se cita en el mencionado documento, como se podrá constatar fácilmente, quedó desde el principio, no diré obsoleto pero sí incompleto, porque la producción literaria es imparable y de forma continua están editándose libros nuevos cuya temática está relacionada con la idea motriz de la conferencia. El texto estaría pidiendo a voces una revisión que permitiera incorporar nuevos libros donde, como requisito sine qua non, el propio libro es el protagonista incuestionable de la obra literaria. No obstante, esa tarea queda aplazada -sigamos con los latinismos- sine die. Tan solo señalaré de forma explícita unas cuantas obras que se leyeron con posterioridad a la publicación de la conferencia y que, personalmente, me han satisfecho en grado sumo. Así pues, quedan incorporados en nómina para una hipotética revisión, los siguientes libros:
  • Cabré, Jaume, Yo confieso, Barcelona, Destino, 2011.
  • Hartley, Andrew, Lo que devora el tiempo, Madrid, La Factoría, 2009.
  • Savage, Sam, Firmin, Barcelona. Seix Barral, 2009.
LA CONFERENCIA


Algunas de las obras literarias mencionadas en la conferencia fueron transformadas en productos cinematográficos por prestigiosos directores y, por esa razón, me pareció asimismo pertinente colocar al final de la página un rápido acceso a algunos fragmentos de las citadas películas. Para ello basta con pinchar sobre la imagen de la correspondiente pieza cinematográfica para acceder a un breve corte, alojado en youtube, de la misma. Aunque, en mi modesta opinión, una producción cienmatográfica no puede sustituir la lectura de un libro, no cabe duda que constituye a menudo un excelente complemento y, además, convertirse en una obra artística cuya excelencia incluso sobrepase al texto literario. Sobre la cuestión hay opiniones para todos los gustos. Entre todos los fragmentos enlazados recomiendo, aunque sea un poco largo, el correspondiente al film del maestro Trufaut, Fahrenheit 451, una obra de culto que ilustra con maestría el angustioso ambiente que se respira en la novela homónima de Ray Bradbury. No tiene desperdicio. En fien, espero y deseo que el lector de ese artículo, si es que le interesan semejantes temas, disfrute con el recurso.

FRAGMENTOS DE PELÍCULAS




No hay comentarios:

Publicar un comentario